Vamos a perdernos a Apaneca!

Fue la semana cuando cumplí 30 años!!!! Habían pasado muchas cosas, mi corazón estaba hecho pedacitos, tenía vacaciones y solo en la casa la estaba pasando y la crisis de los treinta, en pocas palabras me estaba deprimiendo, eso sumando que para mi cumpleaños a la mayoría de mi familia se les ocurrió salir de viaje. Así que con mi amiga que cumple años esa misma semana decidimos salir y celebrar, dijimos que queríamos ir a Apaneca, el problema era que yo a esos lugares nunca había ido sola y mucho menos manejando, y como he comentado mi sentido de orientación es súper malo.

Fue ese el primer año que comenzamos con mi amiga la tradición de viajar para nuestro cumpleaños, nos íbamos todo un fin de semana, le dije a mis padres y comenzaron que tuviera cuidado, que muy peligroso y todo lo que los padres te dicen, y era más que obvio era mi primera vez que me iba a quedar a dormir sola (relativamente)

Iglesia en Apaneca

Comenzamos el viaje, llevando comida, sin un lugar confirmado para quedarnos a dormir, y como a mi siempreeee me gusta llevar planeado todo, como que comencé a entrar en pánico porque era semana de vacaciones y todo se llena, en la carretera nos fuimos guiando por Waze, dos horas de camino, al llegar al lugar había un rotulo que decía para la laguna de las ninfas y le pregunte a mi amiga vamos? El problema era que la noche anterior había estado lloviendo y como el clima últimamente esta super raro.

Al tratar de ir a la laguna, nos topamos que la carretera era de barro y como había llovido habían charcos, pero como nos creíamos ranger, seguimos en la camioneta, pero el barro hacia que se resbalara, unas personas que iban en bicicleta nos ayudaron a sacar el carro del  barro, nosotros seguimos porque queríamos llegar al lago, para sorpresa de nosotros que no había rotulo así que seguimos y seguimos, hasta que quedamos en medio de la nada y el carro quedo atascado.

 

Es en ese momento que piensas, será que no soy capaz de andar sola en algún lugar? O para que me atreví a venir sola (referente a que alguien manejara y dirigiera todo)? Y la impotencia de querer salir de ahí y el celular sin señal tanto de la compañía que andaba mi amiga como la que yo andaba, y estábamos bien lejos de la entrada para ir a pedir ayuda, el carro solo se resbalaba si trataba de moverlo, y para agregar comenzaba a llover, aunque suene poco pero me sentí de verdad frustrada porque quería que pasara algo bueno pero parecía que todo iba de mal en peor.

Has escuchado que dicen que Dios siempre pone ángeles para ayudarte?, pues no sé si lo llamaras casualidad o que pero hasta ahí lo comprobé, los muchachos que nos habían ayudado al principio a salir del lodo, llegaron en sus bicicletas porque dijeron que no nos habían encontrado en el lago, y pensaron que nos habíamos perdido, así que llegaron y vieron que el carro no se podía mover, así que llenaron a otros que venían atrás y trajeron un pickup!!! Y remolcaron el carro, créanme que sin la ayuda de ellos el viaje hubiera terminado en un fiasco.

 

La unica foto que logramos tomar de ellos

El carro estaba todo lleno de barro en las llantas así que nos jalaron hasta la salida, en ese camino venia un señor caminando al parecer estaba malo de la pierna así que le dijimos que si queríamos que lo lleváramos hasta la salida, porque sabíamos cómo estaba todo ese camino, los muchachos nos remolcaron y les dimos las gracias la verdad no sé qué hubiéramos hecho, y el sr. Al que subimos nos indicó en que hotel quedarnos porque ya era tarde noche y no teníamos lugar al que ir, así que nos recomendó las Cabañas de Apaneca.

El señor nos dio las gracias porque él se demora tres horas en salir de ahí y le acortamos el viaje, pero él nos dio el nombre de ese hotel a cambio, la verdad que era el único en ese lugar, y ya no quería seguir manejando, llegamos todas sucias llenas de barro, y solo había disponible un cuarto con dos camas, sin televisor que nos cobraron por eso $40 por las dos, la verdad no nos importaba si tenía o no televisor lo que queríamos es tener ya un lugar para descansar, y lo bueno que el desayuno del día siguiente fue gratis.

Salimos un rato al pueblo a comprar pupusas y ver un poco de cómo era y a provechamos a comprar Atol Sucho,  ahí me comenzó a gustar ese atol (no sé porque), ya para dormir los vecinos de la par tenían el televisor a todo volumen, comenzó a llover y escuchábamos un cascabel fuera de la puerta y como había una pequeña abertura entre la puerta y el suelo comenzamos a poner bolsas para que el animal que andaba afuera que seguro era una culebra no entrara.

Vista desde la ventana del hotel

 

Al día siguiente a cantar el feliz cumpleaños a mi amiga, desayunamos en el hotel, fuimos a caminar un rato, llegamos a la iglesia, compramos recuerdos y como teníamos que entregar el cuarto a las 11 de la mañana nos dispusimos a arreglar todo de regreso.

La verdad que dicen que las cosas pasan por algo y hay gente que siempre va a estar para ayudarte, y esas historias que piensas que son malas en el momento al final se vuelven grandes historias. Lo siento que me emocione con el blog pero valía la pena contar esa divertida experiencia.

Deja un comentario