La tasa de feminicidio últimamente está teniendo un gran aumento a nivel mundial, los casos no son específicos que se den por relaciones sentimentales, sino que se da simplemente por el hecho de que ven a una mujer sola y se creen con el derecho de lastimarla.

En mi Facebook hace unos meses hice una publicación sobre el rechazo que hacemos todas las mujeres ante el acoso que recibimos y la poca libertad que tenemos de salir solas, en esa ocasión me motivo escribirlo ya que se había dado los casos unas turistas asesinadas en Costa Rica.

Mi sueño era irme de viaje sola, pero con los casos que salían en las noticias de los asesinatos de más turistas, créanme que mi miedo comenzó aumentar, solo saber que me iba a ir sola a un país que nunca había ido, lejos de mi familia, pero a la vez era algo que necesitaba hacer y no quería permitir que el miedo me derrotara.

Por suerte y como lo he mencionado en otros post Cumpliendo uno de mis sueños- segunda parte y Rumbo a Peru – segunda parte, en Ecuador contrate un tour mientras estaba ahí y en Perú había contratado con una agencia de turismo para todos los días que iba a estar, quizás lo tomen como una verdadera mochilera va sin tour y va donde la lleva el viento, pero en mi caso prefiero prevenir a lamentar cualquier cosa y la verdad me sentí súper segura y cómoda en todo el viaje.

Tuve una experiencia en Cusco, cuando llegue de la montaña de siete colores al hostal esta un hombre calculándole más de cuarenta años atrás de un muro diciéndole cosas que yo no logre entender a dos mujeres que eran indígenas, yo miraba que ellas se reían y pensé que él se las estaba conquistando, los minutos salí del hostal hacia la tienda y ese hombre estaba solo sentado en una banca, cuando pase me comenzó a decir vulgaridades créanme que la sangre me comenzó a hervir pero necesitaba llegar a esa tienda, y en mi mente comencé a pensar que le hubiera dicho si hubiera tenido valor.

Al regresar de la tienda y como vi que iba más gente por ese camino quizás agarre valor, pero el hombre me comenzó a decir cosas y lo mire y lo señale que si seguía diciendo babosadas que no me iba a importar pero lo iba a golpear (yo tenía puestas aun las botas de trecking) el tipo quizás pensó que en ningún momento le iba a contestar me dijo que él no quería problemas y ya no iba a decir nada, para muchos será poco o insignificante lo que le dije al hombre pero para mí fue mucho, fue sentirme satisfecha que pude enfrentarme a ese hombre que se creí con el derecho de decirme obscenidades.

No niego que me dio miedo que se me podía tirar encima, más que yo estaba sola, pero no sé si les ha pasado que a veces nos sentimos seguras según la vestimenta que andemos, en mi caso sabía que una patada que le hubiera dado con las botas que andaba hubiera lastimado al hombre.

En cada país, se reciben acosos, en unos menos en otros más, hay mujeres y he visto que les gusta que les digan piropos en la calle, pero somos muchas que eso nos desagrada nos da asco, puede ser que en Perú me logre defender, pero donde vivo se da tanto eso, que si da miedo defenderse por el mismo hecho de los casos de feminicidio que se han estado dando.

Hace dos años por lo mismo que ha sucedido decidí inscribirme a clases de defensa personal, mientras iba a esas clases me sentía segura en la calle sabían cómo debía reaccionar, el Sensei que teníamos nos dio recomendaciones que hacer si vamos solas en la calle:

-Llevar siempre una sombrilla o algo para golpear al agresor.
-Gritar para espantarlo
-No llevar el pelo amarrado o en trenza ya que es más fácil para el agresor agarrarte.
-No dejar de luchar.

Ahora que dejé de ir porque comencé hacer la pre especialización en la universidad en ese tiempo volvió mi inseguridad, y sé que muchas mujeres están iguales, pero espero poder darles recomendaciones de que hacer para poder defendernos y apoyarnos entre todas.

Existe un buen porcentaje de feminicidio que se da por nuestra pareja, solo quiero decirles a esas mujeres que viven en una relación donde el hombre ya las ha golpeado, maltratado, las engañan, son celosos a tal grado que no les gusta que ni con su familia hablen, las amenazan de que si lo dejan se van arrepentir, o si dependen económicamente de él y por eso aguantan todo, quiero que se den cuentan que ustedes valen más, valen más que ese monstruo que tienen a su lado, si la persona de verdad las quisiera nunca pero nunca las trataría mal o les quitaría su libertad.
Muchas mujeres están con ese tipo de hombres porque piensan que no van a encontrar alguien “mejor” o nadie más les va ayudar económicamente, ustedes son ese alguien mejor, no necesitan de un hombre para ser feliz o para salir adelante, no se agarren del que dirá la gente de ellos no comemos, no importa si mi familia está hecha a la antigua donde la mujer tiene que aguantar a su esposo, no hay nada, pero nada que te ate a esa persona que no trata bien.

Tampoco confiemos 100% en alguien que conocimos en otro país y nos pide que lo vayamos a visitar, he leído historias de chicas que se van de viaje y conocen algún extranjero tienen comunicación con esa persona, y como nosotras somos tan especiales siempre tratamos de sorprender a la persona que queremos, el caso fue que estas chicas se van al país de residencia del chico y para sorpresa el chico nunca aparece, o tiene otra, pero como no conocían a nadie más en ese país corren el riesgo de que esa persona con la que nos ilusionamos pueda ser un señuelo para secuestro, trata de personas o asesinato.

No digo que hay muchos casos donde la historia tiene un final feliz, pero siempre hay que desconfiar siempre, no nos quedemos solo con lo que nos dijeron, tengamos eso de averiguar todo como cuando uno está celosa y nos convertimos en detectives.

Por favor abran los ojos, todas valemos mucho, somos capaces de salir adelante solas, hay tantas mujeres sobresalientes entre tantos hombres, no nos demos por vencidas, no queremos ser una más de la tasa de feminicidio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *