Haciendo del Parque el Imposible, lo posible segunda parte

Regresando a mi historia en mi viaje al Parque el Imposible:  

Parte 2 

Al llegar al parque ya sientes un clima muy distinto, conocí a una niña de 7 años y a su mama que habían ido hacer también el tour, pensé que si una niña tan pequeña fue quiere decir que la caminata no tendría que ser tan dura. 

Se realizó el pago de $3 ese es el costo para nacionales y $6 para extranjeros, el parqueo tiene costo de $1 a $2 dependiendo de tu vehículo para la entrada al parque, te recomiendan llevar tu propia bolsa de basura ya que ellos no cuentan con depósitos porque el camión de basura no llega hasta ahí. Si quieres ir al baño o cambiarte puedes ir en la entrada ya que después no hay baños.  

Entrada al parque

En la entrada cuentan con un mini museo de los animales que puedes encontrar en el aparque, la información sobre el agua pura de los ríos, y el mapa de la extensión y los distintos senderos que tiene el parque, luego te reúnen y te dan indicaciones, te dicen que hay distintas caminatas y sus dificultades, en teoría la de nosotros fue la más calmada, íbamos a pasar por dos miradores hasta llegar al rio donde te podías bañar. 

Mi error fue no preguntar el nivel de dificultad de la caminata y no salir a caminar (así que si no tienes buena condición física, comienza desde ya) todo al principio fue bonito, arboles, escuchas a los pájaros, el camino es recto y todo bien, poco a poco comenzamos a descender, y como yo tuve la grandiosa idea de llevar un mega bote de agua ahí estaba yo que me dolía el brazo por el paso, cambiaba de brazo he igual, la respiración se me comenzó a acelerar por lo mismo que no tengo buena condición física. 

Llegamos al primer mirador, y justo ahí mi celular no sé qué le paso, pero cuando quería tomar foto la pantalla se ponía blanca, trate de ver que era, pero teníamos que seguir caminando, para eso el chocolate que había llevado supuestamente para tomar fuerzas en la subida me lo había comido. 

Llegamos al segundo mirador y ahí si mi celular funciono, se había activado algo que no permitía ver imagen para tomar fotos. En el camino conocí a otra chica que, igual que yo había llegado sola, pero ella si tenía buena condición física porque iba todos los fines de semana a correo al Parque El Espino, así que ella toda tranquila y yo toda sudada y como son chelita estaba roja. 

Llegamos a un camino donde estaba húmedo, había muchas hojas en el suelo y había muchos árboles alrededor, y se escuchaba el rio, ya casi llegábamos, ya tenía una cara de felicidad, al llegar había una chica un poco gordita que llego antes que yo, y yo casi de los últimos en llegar. Al ver el rio quedas encantado, porque el agua es súper clara, no se ve nada de sucio y es helada, según dicen que es agua pura que puedes tomar agua de ahí. 

La subida: 

Nos quedamos una hora o dos, recuerdo que fue y ahí almorzamos, al regreso fue lo más cruel la subida, las personas que había conocido que andaban alrededor de mi edad, comenzamos a subir, ell@s subían como si nada, y yo aaaaaaah quizás a los unos 10 metros ya moría, y comencé a pensar que, porque no salía a correr seguido, porque deje de ir al gimnasio, incluso la niña de 7 años que conocí ahí, subía como si nada, y la mama de la niña y yo muriéndonos. 

Hacia estaciones cada 5 minutos, la subida fue por otro sendero, donde hay nacimiento de agua y puedes llenar tu bote, cosa que nunca vuelvo a llevar esa botella porque me canso más de lo que estaba. Al final lo logre, después de todo lo logre, y lo mejor que supere mi miedo a ir sola y conocí nueva gente y con los mismos gustos que yo. Al final todo vale la pena, aunque al día siguiente cuando bajaba gradas moría de dolor del dolor. 

En el rio

Me encanto mi viaje al Parque el Imposible, a pesar del dolor de cuerpo del día siguiente, y si lo volvería hacer, pero ahora ya con más práctica para resistir más esa caminata. Recomiendo mucho el tour con estos chicos del Club de Mochileros El Salvador, lo pasas super genial y los precios son cómodos. 

 

Nuevos amigos

Deja un comentario