Vámonos de viaje de día al Volcán de Conchagua

Hola amigos de viajando un poco, primero las disculpas que me he ausentado de este pequeño blog, pero voy a cambiar eso y prometo estar escribiendo al menos una vez por semana. Hoy quiero contarles de un lugar con una vista espectacular en mi país que es el Volcán de Conchagua. En teoría mi meta era subirlo caminando, peroooo lo subí en camión, eso no quiere decir que no desestime la opción de escalarlo, ya que mi resistencia está cambiando por poco y en un mes tendría que estarles contando que voy a subir el volcán de Santa Ana y luego voy para el de Conchagua, pero por el momento he hecho en este volcán viaje de día y un camping, mi primer camping.

Tour a Conchagua.

La idea del viaje era ir a Ipala, Guatemala, pero por cosas del destino se canceló el viaje y la persona en cargada del tour me pregunto que, si quería ir mejor a conchagua, ya había escuchado antes de ese volcán, pero me puse a googlear y encontré bonitas fotos, y como quería salir dije que Si

Este tour lo hice con el Club de Mochileros de El Salvador, con ellos fui a él Imposible; para este viaje el plan era ir sola pero un amigo y su novia me acompañaron, la ventaja fue que me daban de la comida que ellos llevaban, porque mi presupuesto alcanzaba para comer poco, así que no me fue tan mal.

El viaje dura alrededor de tres horas ya que es en el departamento de La Unión, tienes dos opciones disfrutar del paisaje que lleva el camino o dormir. Al llegar a La Unión, el dueño del mirador en el volcán te da la opción de dejar tu carro y subir en un camión tipo safari hacia el volcán. El precio de este transporte es de $10 y de verdad vale la pena, porque es una aventura ir parado, agarrado de unas sogas y esquivando las ramas de los árboles que te pueden golpear cuando vas subiendo.

Esta la opción de llevar tu carro, pero tiene que ser un 4X4 por el tipo de calle que es ya que es empedrada y es bien angosta. Nosotros porque el tour lo incluía nos fuimos en el camión, eso si iba súper bien agarrada porque medio descuido podías caerte y quedabas tipo tagada saltando de un lado a otro.

Durante el recorrido también disfrutas de una bonita vista de toda la bahía, solo como recomendación tienes que llevar puesta una gorra, porque como hay mucha vegetación caen animalitos y no quieres una mala sorpresa en tu cabeza. A 4 kilómetros de llegar al mirador, te dan la opción de hacer la caminata o seguir en el camión has arriba, eso sí que te recomiendan llevar mucha agua si optas por la caminata ya que hay momentos que se vuelve el aire bien caliente, y te puedes deshidratar.

Cuando llegas, te encuentras con un mini bosque rodeado de pinos verdes, con aire fresco, todo muy diferente que cuando esta abajo del volcán que se siente un calor sofocante.

El dueño del mirador te da la bienvenida y te cuenta un poco del proyecto que él está realizando en el lugar, todo el lugar seria auto sostenible ya que quiere generar cabañas donde la gente tenga más comodidad de quedarse; te cuenta un poco sobre el espíritu de la montaña, si llegas con malas vibras eso influye con el clima que te encuentres en el mirador y la calidad de fotos que tomes, nuestro guía del tour nos confirmó que ya había sucedido lo de las fotos.

Hay un pequeño camino que parece una pequeña cueva que te lleva al mirador, ahí te hace la diferencia del clima, a donde llegas con el camión no sientes viento, pero si esta helado, tienen una tienda donde te venden café, chocolate, bebidas alcohólicas, todo eso para entrar en calor, y también te venden recuerdos del lugar.

Al otro lado de la cueva el clima cambia, es más helado y mucho más viento, pero la vista es increíble, donde aprovechas a tomar muchas fotos y comprobar si el espíritu de la montaña está de tu lado. En mi caso supongo que si llegue con buenas vibras porque salieron unas fotos bonitas.

Ahí conocí al señor Jhon que es de México (espero estar en lo correcto) pero por el momento aquí en El Salvador, porque aquí conoció a su esposa y me conto su historia de amor y a la vez me dio consejos que al final de verdad me sirvieron.

Como siempre he dicho siempre en el camino vas conociendo personas que afectan y cambian tu vida ya sea por mínimo que sea.

Al terminar nuestro tiempo en la montaña nuevamente en el camión hacia abajo, me lleve unos cuantos golpes por las ramas, el tour nos llevó hacia el parque de la familia que está a orillas de la bahía y donde puedes almorzar. Tiene un faro que puedes subir y observar todo, pero el calor es agotador, aunque con un sorbete o un refresco helado te lo curan.

La experiencia fue súper bonita, conocí gente, conocí un lugar que no estaba desde inicios en mis planes en ir pero valió la pena no me arrepiento, aunque ese volcán de Guatemala Ipala aún está en mis planes.

Deja un comentario