Viajando de a poco

No te ha pasado que hay momentos que quieres salir y no estar solo en tu casa un día domingo, aunque no lo niego a veces es reconfortante más cuando has tenido una semana cansada y necesitas dormir, pero a veces el encierro desespera y la rutina aburre, necesitas nuevos aires, no te digo de irte un mes (a mí me encantaría) pero mientras no puedas desligarte de esas responsabilidades que te atan a no poder huir, nos podemos confirmar con viajar una o dos veces a la semana, hay algunos que dirán que no pueden ni un solo día, pero no necesitas cantidad sino calidad de viaje, y no necesitas viajar varios kilómetros para sentirte libre, basta con que visites un parque y veas la puesta de sol. Basta con que realicemos una caminata en vez de usar el carro para poder despejar la mente.

Mi primer viaje solo y que me demoro una semana en decidirlo desde que vi el anuncio, fue cuando fui al teatro nacional a ver la obra Amorfo. En mi caso he sido y quizás soy una persona miedosa, más que todo por las noticias que salen aquí, y siempre ando buscando compañía para salir a algún lugar aunque el lugar sea relativamente seguro, pero esa vez necesitaba salir, quería hacer algo diferente que hacia siempre, y a mí me encanta el teatro y tenía años de no ir a ese lugar y comencé a buscar quien le gustaba también ir ahí y quien me podía acompañar, la mayoría me dijo que no les gustaba el teatro, y las dos personas que me dijeron que si no podían ese día, así que me comenzó a entrar duda, y si voy ahí (que es en el centro de la capital) y me pasa algo, y si me pierdo para llegar, comencé a pensar tantas cosas y por muy bobo que parezca pero la mente es tan poderosa que te impide hacer muchas cosas por el miedo.

Necesitaba salir y si no me quería acompañar pues yo solita iba hacerlo, me averigüé donde parquearme, me cambie, me puse bonita (como cuando vas a tener una cita) y dije en mi casa ya regreso. A medida iba adentrándome al centro de la capital comencé a sudar porque es un lugar que no me agrada por recuerdos que tengo de ahí, pero tenía que superarlo, salí del parqueo y vi el teatro, todo lujos enfrente de un parque, seguí caminando y llegue, al entrar quedas maravillado de esa arquitectura, de los detalles, es como un palacio, me quede sentada esperando que nos llamaran para la obra.

Siempre que voy al teatro me gusta ir adelante porque tienes una vista privilegiada sin estar viendo la cabeza de la persona que está delante de ti. La obra fue en la sala pequeña, comenzó la obra, te adentras a la historia, vivís la historia. Solo como resumen de que trato fue de la discriminación que sufren las personas al tratar de ser ellos mismos ante la sociedad porque sus gusto no son iguales a los de los demás, la verdad que me sentí identificada porque era eso justamente lo que me pasaba en ese momento, no quería lo que los demás querían para mí, quería más cosas.

Al terminar la obra, logre tomarme una foto con el protagonista.

 

En mi primera salida sola

Al salir de la sala estaba lloviendo fuerte, y nos dijeron que había otra obra en el salón grande y era gratis que si queríamos podíamos ir, y como no andaba apurada de tiempo, y estaba lloviendo me quede viendo esa obra que fue de unos estudiantes de comunicaciones si no mal recuerdo, y era sobre la hambruna que sufren los países y la realidad que los demás negamos. Al terminar esta obra, salí del teatro ya había terminado de llover, pero el paisaje que viví ese momento fue distinto, ese olor a tierra mojada, y al ver a mi alrededor sentí que estaba en otro lado, no era el típico centro todo peligroso que conozco sino que solo unos segundos sentí algo distinto, me sentí en otro lado que me encanto.

Quizás para algunos no será la gran cosa saber que fueron unas tres horas o menos que me atreví a salir sola, pero para muchos es un gran paso, porque vivimos siempre con miedo y eso nos límite para hacer lo que de verdad queremos, pero si empezamos de a poco ese poco se convertirá en mucho y ese mucho es algo mas pero más grande. Así que si tu estas en ese situación te animo a comenzar a viajar de a poco, porque si esperas a que alguien te acompañe te limitaras a los lugares que quieres conocer y quien quita y te puedes llevar mejores experiencias.

2 thoughts on “Viajando de a poco”

Deja un comentario