google.com, pub-3669309644484686, DIRECT, f08c47fec0942fa
Seleccionar página

Conectando con la naturaleza, un viaje

Creo que como viajera me encantan los lugares que mucha naturaleza, de tener ese contacto con la pachamama.

A partir de la pandemia y el encierre en el que estuvimos, en mi caso como comencé a tener ese contacto más tu a tú con la naturaleza, fue primero en el jardín de mi casa y con la zona verde que hay donde vivo.

Cuando estoy de lo más estresa del trabajo es ahí donde recurro para llenarme de energía y poderme desestresar.

Conectando con la Naturaleza

CONEXION CON EL AGUA

El lugar que recuerdo y que llevo a mi mente cuando no puedo dormir y me tranquiliza, fue la segunda salida que tuve luego de la cuarenta, que fue a la playa.

No sé si a ustedes les pasa, pero a veces necesitan estar solos, no es porque no quieren estar con los demás sino que quieren ese contacto con ustedes mismos.

Así me pasó, me desperté temprano en la mañana para irme a sentar en la arena y ver las olas del mar.

El amanecer aún no se había completado, así que el agua tenía un reflejo dorado.

La playa estaba sola, solo escuchabas el sonido del mar.

Es como si el tiempo se detiene esos segundos, para tener el contacto con la naturaleza y si tienes energías bajas eso te las renueva.

Hace mucho y creo que aún tengo esos sueños soñaba que venía un tsunami donde yo estaba y moría, era un sueño recurrente cuando tenía depresión.

Cuando fui al psiquiatra, aaaaaah no me da pena admitirlo y solo fue un día porque solo una cita me dijeron jajajajaja no sé por qué.

Pero el me recomendó pensar en el mar con aguas calmadas, y justo eso fue que vi ese día, el mar que tanto tiempo me imaginaba cuando sufría de depre.

CONEXION CON LA TIERRA

Hay una meditación de una chica que sigo en youtube y de verdad se los recomiendo, esa meditación es para tener contacto con la naturaleza.

La meditación va en que te imagines un gran árbol y tu sentada al pie de él, siempre me imaginaba ese árbol.

Pero el día que fui de campamento a Montecristo, había un sendero que poca gente iba y decidí ir.

Me encontré con un árbol enorme, en su letrero decía que era una Ceiba.

Fue como un déjà vu, porque ese árbol era justo el que yo visualizaba en la meditación cuando la realizaba.

No se imaginan la conexión que sentí, fue como encontrar a un viejo amigo.

Me tome foto pero la chica que la tomó se le borró pero les dejo la foto que yo tomé.

Durante mi estancia en el campamento, enfrente de mi tienda había un bosque.

Casi nadie iba porque no sabes lo que te podes encontrar pero yo me anime a ir.

CONEXION CON EL VIENTO

Los Ciprés son altos como un edificio, escuchas al viento pero es un sonido como las olas del mar.

Al ver hacia arriba ves como los arboles cobran vida, es una danza al son del viento.

En la noche ya en la tienda el ruido que hacen pequeños arboles a causa del viento, se escucha como si fueran pasos, más que nosotras estábamos al final.

Nuestra tienda daba a un extremo del bosque, en ese parque de reserva natural abundan muchos animales.

Y como la mente siempre te juega mala pasada, no pude dormir esa noche, por miedo que llegara algún animal.

CONEXION CON EL FUEGO

El frio era mucho al caer la tarde, así que para entrar en calor tenías tres opciones, abrigarte súper bien, salir a correr o calentarte a la par de las llamadas del fuego que se había encendido.

Los árboles secos, sirven para brindarnos ese calor que tanto se necesita cuando se acampa en un bosque.

Al final el fuego transforma todo.

Gracias a la pachamama, tenemos tantos lugares que como viajeros queremos recorrer y conocer.

A veces hay mucha gente que no comprende esto y deja basura donde se les antoja.

Igual me enteré que hay permisos para cazar patos solo por diversión de matarlos, ya que la carne de estos patos no se puede comer por una bacteria que se tiene.

Pero como hay sobre población dan ese permiso.

Es tan curioso eso, que me puse a pensar en la similitud con la pandemia, ya que es justo lo que nuestro planeta esta haciendo con nosotros.

Mucha sobre población, mandemos un virus para que se nivele.

Al final nosotros somos los que estamos destruyendo este punto en la galaxia.

Así que si tú eres de los que aman viajar y estar entre naturaleza, trata de cuidarla, de tener ese contacto con ella.

Ya que nosotros somos parte de ella.

Esta pandemia me ha dejado eso, ver el mundo con otros ojos, no solo lugares para viajar, sino lugares para ser uno con la naturaleza.

Si tus días han sido pesados, sientes mucho estrés, ve a una zona verde, quítate zapatos y calcetines y deja que tus pies conecten con la grama.

Levanta las manos y deja que el sol, la luna o las estrellas (depende en que momento lo hagas) te llene de su energía.

Recuerda que todos fuimos creados por Dios o por el universo, ahí es de quien tu creas.

Tú como viajero, has sentido alguna vez esta conexión con la pachamama, y si lo has sentido en qué lugar ha sido así para también ir a conocer.

¿Quieres seguir viajando conmigo?

¿Quieres seguir viajando conmigo?

No hay problema, ingresa tu correo y estaremos en contacto

¡Listo! Ya estamos en contacto

Pin It on Pinterest

Share This