google.com, pub-3669309644484686, DIRECT, f08c47fec0942fa

Ruinas de Copan Honduras

Una de mis metas es conocer todo Centroamérica, y como ya he ido varias veces a Guatemala (pero me falta más por conocer), ¡salió la oportunidad de ir en viaje de día a Honduras!!!! Yeiy (manitas arriba) la verdad que es muy cansado un viaje de día, pero al final vale la pena conocer.

Este viaje lo realizamos nuevamente con Transporte Del Sol, con el tour de día que ellos ofrecen. El precio nos pareció muy cómodo a pesar de la distancia que íbamos a recorrer que incluye desayuno y snack de regreso, todo esto por $20 de transporte.

Así que nuestra aventura comenzó a las 3 am

 

El recorrido era de la frontera de Anguiatu para Guatemala hasta llegar a la Aduana El Florido para Honduras, de ahí unos 30 min hasta llegar a las Ruinas de Copan.

En las fronteras puedes realizar el cambio de dólares a Lempiras, siempre cuidando que no te den menos de lo que tiene que ser. Lo mejor! Es que te sellan tu pasaporte en Guatemala y en Honduras

Llegamos aproximadamente a las 8:30 de la mañana. Al llegar tienes que realizar el pago para la entrada a las ruinas, donde te ofrecen solo ruinas $15 por persona, si quieres ingresar a los túneles son otros $15, si quieres guía turístico tienes que pagar creo que $5 o un poco más, si vas en grupo es mejor.

Así que nosotras solo compramos la entrada a las ruinas y sin guía, es verdad que con guía conoces más sobre la historia, pero nuestro presupuesto era poco.

Comenzando el recorrido

Al ingresar escuchas por todos lados a las Guacamayas que son el ave nacional de Honduras, lo bonito es que ellas andan libres, tienen comedero de aves, les han hecho nidos y protegen los arboles donde ellas habitan para que no suban animales que les puedan hacer daño.

Íbamos siguiendo a un grupo que contrato un guía y observamos que ellos directamente se iban para las ruinas, pero había otro camino, era una especie de bosque, nos fuimos ahí y al parecer la mayoría de gente va por el otro camino ya que había muchas telas de araña.

*Recomendación colocarse repelente de mosquitos porque hay muchos en ese lugar y no vayan a terminar como yo toda picada.

 

Seguimos caminando y nos llevó al lugar donde se realizaban los entierros, en los lugares hay pequeñas explicaciones de lo que vas encontrando así que fuimos llenándonos con un poco de historia. El lugar es muy grande, a diferencia de las ruinas que hay en El Salvador. Al principio solo vez como las aldeas, los lugares donde se hacían los entierros, etc., pero luego llegas a la gran plaza, una zona verde acompañado del sonido de las Guacamayas, y eso era solo el comienzo.

Luego hay una ruina que tiene muchas escaleras y que puedes subir, desde ahi tienes la vista del lado de atrás de esa gran plaza, donde hay más ruinas y puedes observar los túneles, que solo puede ir la gente que haya comprado para ese acceso. La verdad que quedas maravillado con todo lo que ves, y asombrado de lo que los mayas pudieron crear.

La caminata en las ruinas de Copan de dejan exhausta, tienes que llevar mucha agua porque te puedes deshidratar, y por favor lleva tenis y ropa que te cubra del sol y los mosquitos, no como chicas que vimos ahí que iban en mini faldas y con zapatos altos.

Pueblo de Copan

Luego fuimos al pueblo de Copan, es un pueblo pequeño pero bonito, y como queríamos probar comida tradicional de Honduras, buscamos las famosas baleadas. Fuimos al mercado y no las encontramos. Había muchos restaurantes cerrados, así que caminamos y caminamos hasta que encontramos uno donde aparecía el rotulo Baleadas.

Respecto a las Baleadas, si son buenas pero el precio me pareció un poco elevado ya que al regresar de nuevo al parque del pueblo ya las estaban haciendo a un menos precio.

Desde el pueblo tienes dos opciones ir al aviario o quedarte y seguir explorando, así que encontramos un museo arqueológico dentro del mismo pueblo, donde te complementen más de la historia de la que pudiste ver en las ruinas, te muestran la reconstrucción de una momia encontrada con sus joyas (Jade), y las ofrendas con las que los enterraban.

En las calles del pueblo de Copan puedes encontrar en venta unas muñequitas que son tradicionales del país, el precio varía, según creo que en el lugar que la encuentres. Yo lo compre en la calle y me costó 30 lempiras, pero en un lugar donde venden sorbete (que por cierto es súper bonito el local) costaba 21 lempiras.

Sé que un día no alcanza para conocer más lugares, pero quedas satisfecho y con ganas de regresar y seguir explorando.


0 commentarios

Deja un comentario