Quien no va a México y pasa a visitar la Basílica de Guadalupe no ha terminado de hacer su recorrido.
Para mí era solo ir a la Basílica y te regresabas, pero para nuestra sorpresa pasamos toda la mañana y no finalizamos el recorrido.
Según la historia el 9 de diciembre de 1531 fue la primera aparición que tuvo el indio Juan Diego de la Virgen de Guadalupe.
Él al pasar por el Cerro del Tepeyac, que en el recorrido puedes llegar hasta allí donde hay una iglesia, el escucho un canto no de los cantos normales sino único y vi a una señora, ella le pidió decirle al Obispo que le construyera una iglesia en un templo llano.
Como saben todos somos incrédulos por naturaleza así que le pidió el Obispo que fuera nuevamente a ver si era verdad o si se lo había inventado.
Juan Diego regreso y se le apareció por segunda vez, nuevamente fue donde el Obispo pero este le pidió una prueba, así que la Virgen se le apareció una tercera vez y le dijo a Juan Diego que llegara el día siguiente.
Este no pudo llegar por que su tío se enfermó, así que un 12 de diciembre se le apareció la Virgen de Guadalupe, y le pidió que recogiera unas rosas en el Cerro del Tepeyac, y que las pusiera en su ayate, y le dijo que tenía que desdoblarlo hasta que llegara donde el obispo.
Así que Juan Diego fue donde el Obispo a enseñarle las rosas que llevaba en su ayate y al momento de desdoblarlo observaron la imagen de la Virgen de Guadalupe impregnada en el ayate de Juan Diego.
La iglesia donde se exhibe la imagen impregnada en el ayate de Juan Diego es la iglesia que ella mando a construir, puedes realizar la adoración por el lado izquierdo de la iglesia, donde hay unas bandas eléctricas que hacen que hagas el recorrido, puedes las veces que quieras.
La sensación que se tiene al momento de poner un pie en la Basílica es increíble, y es más el momento al pasar y ver la imagen de la Virgen de Guadalupe impregnado en el ayate de Juan Diego.
También después de que termina una misa se esperan unos minutos y sigue la siguiente misa, donde en la puerta número siete hacen bendición de los objetos.
Al salir de la Basílica encuentras una museo donde se habla de la vida de Jesus y de la Virgen, el precio es de 10 pesos, el recorrido es largo lleva casi media hora, y todo es bien organizado.
Durante este recorrido en el museo, me sentí un poco mareada y como que me iba de lado, según explican las personas que están cuidado era que ese lugar se estaba hundiendo pero lo mantienen en monitoreo y al parecer ya llegó a su límite.
Al salir, hay otra iglesia donde hacen los bautizos a los niños, solo puedes ingresar si eras familiar.
Hay una fuente donde está la representación de Juan Diego y la Virgen de Guadalupe, antes de iniciar el recorrido al cerro del Tepeyac.
La caminata ala pueden hacer cualquier persona, hay rampas donde se puede subir igual te brindan sillas de ruedas para las personas con mayor edad.
Llegando al Tepeyac observa la capilla donde también está la imagen de la Virgen, pero saber que en ese mismo lugar fue la aparición el corazón comienza a dar latidos rápidos.
Desde arriba se tiene una bonita vista de todo lo que comprende el recorrido.
Para bajar, se observa otra iglesia donde igual ofrecen misas, y lo que me llamo más la atención, fue la representación de la Virgen siendo venerada por los indígenas, las esculturas son bien hermosas, y están en una gruta gigante donde corre agua.
El lugar es inmenso, todo el recorrido en él se puede decir campus de la basílica no es solo la iglesia sino que hay muchos lugares al que puedes acceder, incluida la iglesia que igual que el museo se estaba hundiendo.
Así que te recomiendo si vas a México no dejes de visitar la Basílica de Guadalupe, seas o no creyente es un atractivo muy importante de México.

0 commentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: